INSTITUTO CULTURAL DE LEÓN

Ajolote, una de las especies que se ha logrado reproducir en el Acuario del Bajío

El Acuario del Bajío y su trabajo con el Ajolote
/thumbs/39×39/authors/A132-Avatar.jpg
Redacción
El 01 de febrero celebramos el Día Nacional del Ajolote (Ambystoma mexicanum) una especie endémica de México cuyo nombre proviene del náhuatl axólotl, que quiere decir monstruo acuático, esta especie habita a dos mil doscientos metros de altura sobre el nivel del mar, en los cuerpos de agua dulce que salpican el valle de Anáhuac, lugar en el que actualmente se localiza la Ciudad de México.

Los ajolotes poseen características asombrosas como lo es la capacidad de regeneración corporal, pueden regenerar miembros, extremidades, branquias, ojos, cola y hasta mandíbulas pérdidas, lo pueden hacer tantas veces como sea necesario, dejándolo idéntico al anterior. Son capaces de regenerar la mitad de su cuerpo siempre y cuando el cerebro y la mayoría de la espina dorsal sean conservados. Tienen tres formas de respiración: branquial (con apariencia de penacho), piel (intercambio con el agua) y pulmonar . Realizan su respiración principalmente por medio de las branquias externas que integran su conspicuo penacho.

Desafortunadamente, la población de esta especie ha disminuido a través de los años por múltiples factores ocasionados por el hombre como son: el cambio climático, la introducción de depredadores exóticos, la contaminación del agua, su venta ilegal, entre otras causas. Por estos motivos este individuo se encuentra en peligro de extinción, por lo tanto, su conservación en cautiverio contribuye a su protección.

El Acuario del Bajío cuenta con un programa de reproducción y conservación de especies a través del cuál y gracias al trabajo de su equipo de biólogos y veterinarios se ha logrado el nacimiento de 3 camadas de ajolotes que contribuyen en gran medida a la preservación de esta especie mexicana y que podrás conocer dentro del acuario del Bajío.